Hambre de acabar con el hambre [El Correo]

0
El premio Hult ofrece un millón de dólares a alumnos de escuelas de negocios con ideas para alimentar las barriadas pobres de grandes urbes.

LONDRES. «Bromeo con la gente diciéndole que me resbalé, tropecé, caí y cuando me recuperé me dedi- qué a la empresa social. Inicié mi ca- rrera en Wall Street, en la banca de inversión. Pero un día estaba en cla- se y uno de los oradores era Charles Kane, uno de los directivos de la or- ganización ‘Un portátil para cada niño’. Yo no estaba prestando mu- cha atención hasta que dijo: «quere- mos vender un producto a la gente pobre para ayudarles». Ahmand Ashkar, hijo de una familia palesti- na, se preguntó por esa frase que pa- recía no tener sentido, por cómo po- día funcionar aquello. Inició una con- versación con Kane, quien explicó un ejemplo de cómo actuó su orga- nización en un pueblo de Kenia. Una estudiante se levantó entonces para decirle a Kane que su descripción no era correcta. Ella conocía bien lo que sucedió porque era del pueblo veci- no y explicó cómo, en su opinión, el proyecto pudo haber sido mejor.

Published by El Correo, read the article in full here.

Share.